CUENTOS

 
 
Un brillante en el Corte Inglés
 
Para siempre es un diamante
dice un eslogan famoso,
su marido que es rumboso
le ha regalado un brillante.
 
Mientras se prueba un turbante
la piedra cae a sus pies.
Ha pasado más de un mes
y siguen a cuatro patas,
buscando como drogatas,
las niñas del Corte Inglés.
 
Artesana, 20-12-09
 
-o-o-o-o-o-o-o-
 
EL BRILLANTE
 
 _ No te vas a creer lo que nos ha pasado hoy. Cuando faltaban 10 minutos para cerrar, mientras hacía la caja, una señora con cara de espanto diciendo no sé qué de un brillante. Yo, ya te imaginas, en estos días con todo el mundo comprando, los pies hechos polvo. Y me la quedo mirando.. Sí, por lo visto se le había caído del anillo. ¿Gordo?, ¡Enorme!!! Vi el hueco que había dejado y… Sí, según ella un quilate y medio, más de 12.000 euros… No veas la que se formó, no sabía que decirle, la pobre rebuscando por los probadores… Además era nuevo por lo visto. Cuando cerraron todos buscando como locos, pero claro no apareció.
 
 
_ ¿Llego antes?, claro, nada más cerrar un revuelo enorme, cuando entro en la planta con las escobas, que no, que espere que se ha caído no sé que… Pues nada todos buscando, los vigilantes, las dependientas, yo que sé que lío se traían, fíjate que me dijeron que me fuese tranquila, que ya limpiaban ellos. Pues claro, salí corriendo no fuese que se arrepintiesen, con el lío de estos días.
 
 
_ Pero mujer, no llores, sí ya sé que te hacía ilusión y que te gustaba, pero que le vamos a hacer. No te preocupes, tú verás como se lo toma bien. Enfadarse, ¿tu marido? Pero hija si se desvive contigo.  En cuanto se entere manda que te lo arreglen.
 
Lo que no entiendo es por qué no pudieron ayudarte a buscarlo y tenían tanta prisa en cerrar. La verdad, creo que era un caso excepcional, bien podrían haber hecho algo. ¿qué dijeron que te avisarían si lo encontraban? Ya, espera sentada…
 
 
_ ¡Mierda! ya he pisado una mierda, ¡la bota nueva! Primero el rollo del brillante, una hora buscando hasta que no hubo más remedio que cerrar, y para nada, vete a ver si era verdad lo del brillante o la tía lo ha vendido sin decirle nada al marido.
Ahora esto, espera que me la quite en esa esquina… Lo que faltaba, agua,  vámonos que encima llueve.
 
 
_ ¡Chipy!, ven, a casa antes de que empiece a llover otra vez. ¿Qué haces? no seas guarro, no huelas las cacas de los otros perros. Vamos, que luego tardo y me riñen a mí. Siempre lo mismo, la caca, el pis, la basura y sube corriendo que hay que cenar. ¿Ha hecho caca?, ¿seguro que ha hecho caca? Cómo si supieras hacer otra cosaaaa. ¿Qué es esto? ¡Quieto!, Chipy no lo toques, mira como brilla, seguro que mamá sabe como se llama.
 
 
_  Sí, no te preocupes no me va a ver llorar porque está sacando al perro.
¿Cómo quieres que no llore si nos vence el plazo y no tengo de donde sacarlo? Mamá, ¿ya se arreglará?, ¿ya se arreglará?, No sé cómo… 3.000 euros en una semana o me quedo sin casa y no empiezo en la joyería nueva hasta dentro de 15 días, el 7 de enero. De todas maneras no iba a entrar pidiendo un adelanto.
 
Gracias a Dios que me han contratado, al menos podremos alquilar una casa. Tanto estudiar, tres años de gemología, uno en prácticas, pero casi tengo que pagar yo para que me contraten. Menos mal que me dieron la beca, ya me veía en el pueblo con vosotros, solo le faltaba al pobre Carlitos verse allí solo sin amigos.
 
En fin al menos empezarán a ir mejor las cosas. Lo espero sobre todo por él, desde que se murió Carlos todo son problemas, un poco de suerte no nos iría mal.
 
 
_  ¡Hola mamá! ¡Mira lo que me he encontrado!
 
 
 
 
YA NO PUEDO CELEBRAR LA NAVIDAD

Había pasado la Navidad, y no había sido capaz de acercarse al belén. Bueno en realidad ni siquiera hizo el ademán de sacar las figuras; y eso que ya tenían una buena colección, era ella la que lo ponía siempre, incluso había pensado cerrar la terraza para tener mas sitio, y ese año nada. No lo decía, pero lo cierto es que la sola idea de estas fechas ahora, la ponian mala.
Han pasado solo 7 meses, es poco tiempo aún, decían, perder un hijo… y de esa forma.

 
Su marido sacó las figuritas, pensando que poco a poco se iría acercando y montó el belén con los niños, que ajenos a todo reían y cantaban villancicos, porque los niños, ya se sabe…
 
Ella pasaba por delante deprisa sin mirarlo, en realidad no sabía por qué no podía acercarse. El portal ejercía sobre ella una atracción fuerte, nueva, que la hacía vacilar, quería acercarse a la Virgen y al Niño, pero una fuerza superior la detenía en el último momento. Un rechazo súbito y violento, casi una nausea, la hacia separarse y no podía ni mirarlos. Sin embargo sentía la mirada de María clavada en ella, temía volverse y encontrar sus ojos mirándola. Esa sensación le duró todas las Navidades. Luego, retirado el belén, desapareció de repente, y ella siguió en su no-vida diaria.

Pasaron tres meses mas, llegó la Semana Santa y ella seguía así, vacía, sin exteriorizar su pena, sin un reproche, sin un llanto. Mantenía su ritmo de siempre, la rutina. En su casa comenzaban a alarmarse hubiesen preferido verla furiosa o llorando todo menos con esa mirada ida, ese vacío que tanto les estaba preocupando. Su marido, sus hijos, su madre, todos notaban que les hablaba, pero que no los veía, era amable y servicial con ellos, pero sin afecto ninguno, ella que siempre había sido cariñosa.

Salía a la calle, paseaba, oía las procesiones y en un primer momento parecía que iba a acercarse, aunque enseguida se detenía. Sufría un estremecimiento, una especie de convulsión pequeña, casi imperceptible, la verdad es que nadie lo habría notado y entonces cambiaba de dirección. La antigua sensación de las navidades, había regresado tan súbitamente como desapareció, va por las calles y la siente, sus ojos la seguían no importa lo que hiciese, a través de las puertas, de los puentes.
 
Le sucedió varias veces, parecía que una determinación interna la hiciera acercarse al barullo de la procesión, pero en cuanto veía acercarse el palio meciendose a lo lejos, giraba y volvía a su casa lo mas deprisa que podía.
Su marido le decía ¿No esperamos a la Virgen?, y ella pretextaba cualquier cosa, que le dolían los pies, que se había hecho tarde….
 
Y así hasta el Viernes Santo, como otras veces habían comenzado a acercarse a la procesión, pero esta vez el sentimiento se hizo mas fuerte casi la ahogaba. Pasaba el Santo Entierro, vio al Cristo muerto dentro de su urna de cristal , y algo le estalló dentro del pecho. Aguantó como pudo y sin respirar, vio como poco a poco, lentamente mecida, se acercaba la Soledad, con su paso sin palio, con su vestido negro, con el pañuelo blanco que le dibuja el cuello. Y entonces como una sonámbula comenzó a andar por entre la gente, entró en la procesión, su marido al principio ni se dio cuenta y siguió hablando solo sin notar su ausencia.

Ella ya no andaba, corría hacia el paso de la Virgen como una loca con la cara desencajada y una expresión tal que paró en seco al hermano mayor que se había acercado para detenerla. El hombre al ver su determinación se echó a un lado, el marido que ya la había visto llegó corriendo detrás pero también se detuvo, por un gesto de la vara del penitente.
Se hizo un silencio impresionante, de repente todos los presentes habían reparado en aquella mujer, fuera de sí, en jarras ante la Virgen con gesto desafiante a punto de romper a hablar en cualquier momento. La gente debió pensar que iba a arrancarse con una saeta, así que nadie intervino. Ella mientras tanto se esforzaba en articular las palabras que no conseguía pronunciar, y por fin rompió, casi un año de sufrimiento callado, de dolor anestesiado le estallaron en un momento, la ira contenida tanto tiempo brotó sin control, libre al fin y con una voz mezcla de sarcasmo y llanto increpó a la Señora, que estaba detenida justo delante:
– ¡Qué!, ¿Y ahora qué?, ahora ya estoy aquí. Ahora ya me entiendes, ya puedo mirarte. Ya estamos solas las dos, tú y yo, madre a madre, frente a frente.
 
Diciendo esto rompió a llorar mirando a la Virgen con gran violencia, pero en ese cruce de miradas con la imagen, en ese segundo tan largo, se vio reflejada en sus ojos, vio su mismo dolor, y por primera vez en casi un año sintió el alivio del llanto, pasó de la ira a la tristeza. Lloró, y de pronto volvió a ver a su marido, y escuchó sus palabras de consuelo, y sintió que su hijo no estaba tan lejos, y comprendió.
 
Comprendió, lo mismo que había comprendido la Virgen, que ya majestuosa se alejaba con su mágica cadencia. El año próximo volvería como Ella a sentir la Navidad.

Artesana, 2007

 
 
 
   Y la Navidad se hizo
 
 
 
 
 
Era una noche fría, María empezó a preocuparse, José no volvía y comenzó a sentir un movimiento raro en la tripa, le habría sentado mal la comida que le preparó su madre, _ No madre, eso no voy a poder tomarlo, sabes que no puedo, desde hace unos dias tengo mal comer……-

_Calla, calla niña no es nada, todas hemos pasado por eso y además aun te quedan dias para lo tuyo, te da tiempo de sobra, las primerizas siempre se retrasan……-
¡AY….que me pasa! ¿qué es esto?, parece que me retuercen el alma…no, ya se pasó, y José sin venir….Mira que le dije "no te vayas, no me dejes sola ", y él venga que sí, que voy a buscar en aquel otro sitio que nos han dicho,que tu no vengas, que yo lo arreglo y vengo por ti. Uffffff, otra vez me viene ese dolor horrible, pero…. parto no, no puede ser, mi madre me dijo que ella y su madre se habian retrasado, y la comadre también.
 
Niña ve tranquila si sabré yo…-
¡Ayyy! ¡José! José estoy aquí, junto a la mula, he tenido suerte el buey ha visto comida mas allá y me ha dejado un hueco calentito. Me duele mucho…..¿tu crees que será el parto? ……
Mientras decía eso, una estrella preciosa, grande, con un gran rastro de plata, rasgó el firmamento. Los pastores recogían sus rebaños; el molinero comenzaba a amasar para tener listo el pan bien de mañana; las mujeres terminaban sus faenas y charlaban junto al fuego; el viento amainaba y las aguas del lago se remansaban. Belén se preparaba para una noche como las otras. Y ….Ya nunca nada volvió a ser igual.

 
 ARTESANA-  2007
 
 
 
 

 

Esta entrada fue publicada en RINCON DE LA PROSA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s